Influencer mental: el transtorno de Mariana Rodríguez

El blue monday llegó y nos trajo una anecdótica noticia, la influencer Mariana Rodríguez y su esposo el gobernador de Nuevo León, Samuel García, estuvieron envueltos en polémica y continúan siendo la tendencia más lóbrega de los últimos días.

El pasado fin de semana, la acción que llevaron a cabo con la adopción temporal de un bebé no dejo duda a la crítica. Calificada como la frivolidad hasta ahora jamás alcanzada por la pareja, es materia incluso de investigación del orden judicial.

En la plataforma youtube, múltiples medios, noticieros independientes y la fundación Save the Children, se encargaron de analizar el tema y hacer duras observaciones sobre las malas decisiones de la influencer neoleonense.

La popularidad y monetización a la que Mariana está acostumbrada, no limita su capacidad de anormalidad y absurdos. Este vergonzoso episodio realizado por la pareja, la máxima autoridad quienes gobiernan estado de Nuevo León, uno de los más importantes del país, llevo al periodista Álvaro Delgado lanzar la siguiente pregunta: ¿Qué tiene en la cabeza Mariana Rodríguez?

En una sana sociedad tal acción nos llevaría a preguntarnos si se ha rebasado una línea entre la realidad vivida y la proyectada de manera ficticia en redes sociales, no obstante, ningún medio abordo el problema con la lente más allá de lo que se puede observar en primera instancia, es decir, aspectos que no son fáciles de observar y se han transformado en un problema de salud mundial que hoy en día padecen millones de personas.

Aunque el tema parece evitarse, la realidad nos muestra como internet evolucionó a un lado oscuro.

El pico de dopamina o el circuito de retroalimentación

Los científicos ya pueden rastrear el preciso momento en qué surge un anhelo mediante la medición de un neurotransmisor llamado dopamina. Con este nivel de reconocimiento, las grandes corporaciones tecnológicas moldearon sus productos y modelos de negocio en internet.

Las Big Tech lo saben, nuestros cerebros crean hábitos adictivos y bajo ese precepto, sus modelos de negocio están desarrollados por metodologías vinculadas a la neurociencia, que es la clave entre el éxito y el fracaso. Sus modelos son basados en los hábitos conductuales de los cibernautas; fotos, likes, views, exposición, comentarios positivos, etc. Son en su totalidad un sistema de recompensas creado para enganchar al usuario y entregar datos de nuestro comportamiento en cada click.

En el documental Nada es privado (2019) se plantea la problemática que padecen las nuevas generaciones por el uso de los medios digitales, como una epidemia de síntomas co-depresivos y ansiedades. Aquellos jóvenes y adolescentes, que por alguna manera son seleccionados por el algoritmo, poco a poco son filtrados hacia un sistema de recompensas poco gratificante, dando resultado a un fenómeno de suicidios y depresión.

Ex-trabajadores de las Big Tech, quienes renunciaron a sus puestos de trabajo, reconocen los inmorales modelos de negocio que ahora las plataformas de internet llevan a cabo, representando un peligro enorme que podría llevar a la sociedad actual, incluso, a cuestionar su supervivencia.

La importancia de la dopamina se hizo evidente en 1954, cuando los neurocientíficos James Olds y Peter Milner dirigieron experimentos que revelaban los procesos neurológicos que están detrás del anhelo y el deseo.

Mediante la implantación de electrodos en los cerebros de algunas ratas, los investigadores bloquearon la producción de dopamina. Para sorpresa de los científicos, las ratas perdieron la voluntad de vivir. No comían, no tenían actividad sexual, no anhelaban ni sentían ganas de nada. A pocos días, las ratas intervenidas morían de sed.

Cuando otros investigadores revirtieron este proceso e inundaron el sistema de recompensas del cerebro con dopamina, los animales desarrollaron hábitos a una velocidad impresionante. En otra ocasión, los ratones recibieron una poderosa dosis de dopamina cada vez que metían la nariz dentro de una caja. En pocos minutos, los ratones desarrollaron un anhelo tan fuerte que empezaron a meter la nariz dentro de dicha caja ochocientas veces por hora.

Los humanos no somos muy diferentes. En la era digital, se tiene registro del desbloqueo al teléfono inteligente en una media de 250 a 300 veces por hora, promedios de hasta 6 a 10 horas de uso del móvil con acceso a internet, etc.

Los hábitos se convierten en un circuito de retroalimentación impulsado por la dopamina. Todas las conductas que son proclives a convertirse en hábitos – consumir drogas, contenidos visuales, pornografía, comida chatarra, navegar en las redes sociales – están asociadas con altos niveles de dopamina. Lo mismo puede decirse de nuestras conductas habituales más básicas como comer, beber, tener relaciones sexuales e interactuar socialmente.

Por años, los científicos asumieron que la dopamina estaba asociada únicamente al placer, pero ahora sabemos que desempeña un papel central en muchos procesos neurológicos, incluyendo la motivación, el aprendizaje y la memoria, el castigo y la aversión, así como los movimientos voluntarios y las decisiones involuntarias. Sin embargo, el problema se expande cuando se sabe, que la dopamina no solo se libera cuando se experimenta placer, también cuando se anticipa una eventual acción al placer.

Fuente: Hábitos Atómicos

Anticiparse, se ha convertido en otra recompensa incluso con una frecuencia más placentera que la recompensa original. Los adictos a las apuestas tienen una descarga de dopamina justo antes de hacer una apuesta, no después de ganarla. Los adictos a la cocaína tienen una descarga cuando la logran mirarla, no después de que la ingieren. Siempre que se pueda predecir una oportunidad que se volverá recompensa, la dopamina alcanza un grado máximo debido a la anticipación.

Quizá por esta razón la pareja regia tiktokera se comporta de tal manera realizando controvertidas acciones que buscan satisfacer su propio sistema de recompensas, basado en la aceptación y agrado positivo del publico, que finalmente, se refleja en dosis diaria de dopamina.

Internet 2.0

Como era de esperarse desde 1995, el vecino país vecino del Norte se envolvía en la primera ola de la comunicación digital. Imágenes, blogs y mp3´s, fueron las primeras manías de una sociedad recién iniciada en la era de internet.

A partir del año 1998, en México comenzó a hacerse presente. Podíamos encontrar los primeros café internet de la zona donde daríamos los primeros pasos a la adictiva sensación de usar un chat. Todo ello nos hacía pensar en realidad que internet era divertido, lo veíamos como un enorme océano proveedor de conocimiento, socialización, democracia y de una nueva era de cambio.

El proyecto Internet 2.0, lanzado en 1999 bajo un convenio entre las universidades del mundo, fue diseñado con la idea de dar acceso y transferencia de conocimiento a todos aquellos universitarios que llegaban al cambio de siglo. Entre pares y comunidades académicas, se traerían jugosas cosechas de mentes calificadas hacia la nueva década.

En teoría, mucho de las expectativas se lograron con la web social y participativa, sin embargo, sociólogos, filósofos y terapeutas expertos en los temas de internet, en los últimos años han lanzado las alarmas de la descomposición del tejido social que provocaron la adicción de las redes sociales, y en donde el mensaje más común para las nuevas generaciones, es alcanzar el éxito dada tu presencia, manías, talentos u absurdos en la exposición que ofrece los medios digitales.

Internet 2.0, sería la mejor versión que la primera fase y evolucionaría gradualmente.  No existían los modelos de negocio, ni usuarios que captar, tampoco motivos para recopilar datos, ni la imposición de ideologías o tendencias.

Los influencers son un transtorno del mercado y triunfan a pesar de su nulo aporte al mundo. Los followers, solo son entes cuantificables.

Fuentes:

Dopamine Nation — Anna Lembke, MD

Hábitos Atómicos : James Clear: Amazon.com.mx: Libros

El gran hackeo (2019) – IMDb

El ‘capitalismo de los datos’ amenaza a la economía (expansion.com)

Ismael Guzmán
Fundador y Director de Pulse Coder. Escribe sobre digitalización, ciencia e innovación tecnológica.

Get in Touch

Related Articles

Infraestructuras superficiales: segunda parte

Relatoría del primer foro por la emergencia ambiental y cambio climático. Coatepec, Veracruz. 4 de Julio de 2023.

Semillero de historias

Artículo en cuatro emisiones Centro de Xalapa desde la calle Zamora. Foto con efecto. PulseCoderMx 2024

Aires de cambio en América

Sí, estamos al tanto de las protestas en apoyo a Palestina que se han llevado a cabo...

Get in Touch

22,044FansLike
2,387FollowersFollow
21,800SubscribersSubscribe

Latest Posts

Infraestructuras superficiales: segunda parte

Relatoría del primer foro por la emergencia ambiental y cambio climático. Coatepec, Veracruz. 4 de Julio de 2023.

Semillero de historias

Artículo en cuatro emisiones Centro de Xalapa desde la calle Zamora. Foto con efecto. PulseCoderMx 2024

Aires de cambio en América

Sí, estamos al tanto de las protestas en apoyo a Palestina que se han llevado a cabo...

¿Y cómo va la situación climática actual del planeta?

Con la agenda centrada en los conflictos bélicos y otros eventos mundiales como las elecciones planetarias, efectivamente,...

Los estragos del consumo desmedido de pornografía: una mirada crítica

Su impacto en la sociedad contemporánea El tema no es nuevo. Las naciones occidentales...